domingo, 22 de abril de 2007

La verdad verdadera

Imaginemos cuatro personas, que llamaremos (A,B,C,D). Supongamos que esas cuatro personas, que no se conocen, quedan a una determinada hora, pongamos las 8:30. Ahora analicemos la hora de llegada de cada una de ellas:

  • A la persona A no le gusta llegar nunca tarde. Fue muy previsora y llegó con 10 minutos de antelación, es decir a las 8:20.
  • A la persona B no le gusta esperar ni hacer esperar, por eso se organizó para llegar un minuto justo antes de la hora prevista 8:29.
  • La persona C es de esas que siempre le faltan 10 minutos, por ello y para mantener esta regla llegó 10 minutos tarde 8:40.
  • La persona D no domina el tema de las citas, es su asignatura pendiente, llega cuando puede y ... si están bien, si no ... pues también. Suficiente lío tiene ya con sus horarios como para también ajustarse a los de otros. De esta forma nuestro amigo D llegó a las 9:05 (llamémosle atasco).

¿Cual es la verdad para cada una de estas personas?

  • Persona A: cumplí y el resto son unos impuntuales. De la persona D ni hablemos. Es un $&##** y no quiero saber nada de él en toda mi vida.
  • Persona B: llegué a mi hora. hubo un incauto que llegó antes de tiempo - nunca se ha de llegar antes de tiempo a las citas, me lo dice la experiencia - . Las otras dos personas tampoco me convencen mucho ya que llegaron tarde. A mi modo de parecer son poco formales.
  • Persona C: LLegué más o menos a mi hora, según lo previsto, vamos dentro de la media. Todavía tuvimos que esperar a uno que llegó a las 9:05 o sea que ... bien, correcto.
  • Persona D: Llegué y cuando lo hice estaban todos así que ... no tuve que esperar, menos mal. Con lo liado que iba ese día sólo hubiera faltado tener que esperar a alguien. Tomo nota para hacerlo siempre así ... odio esperar a nadie!.

[Foto de FlickrJunkie]

De todas estas realidades. ¿Cual es la verdad verdadera?. ¿Crees que se pondrían de acuerdo a la hora de opinar sobre su llegada y la de los demás? ¿ Se crearán prejucios en cada uno de ellos en función de la hora de llegada de los demás?.

Esta situación está bastante simplificada pero es un ejemplo de lo que nos ocurre todos los días. Hacemos una interpretación de la realidad y muchas veces ante un mismo hecho es dificil que nos pongamos todos de acuerdo. Es más, es muy posible que haya tantas "verdades" como personas. Y si además conocemos a las personas con las que estamos hablando, además en nuestra verdad incluiremos prejuicios hacia esa persona/personas (esta persona es de confianza, es un alocado, es conservador, ...) con lo que puede llegar a ser una misión imposible que todos los involucrados veamos un hecho de la misma forma.

Deberíamos de pensar que la verdad tiene muchas caras, que es redonda y no alcanzamos a verla y comprenderla en toda su dimensión. De esta forma solicitaríamos a otras personas cómo ven ellos la realidad para analizar más partes de estas caras que no vemos y comprenderla mejor.

Sin embargo, hay personas que son auténticos maestros en retorcer, distorsionar y girar la realidad para que se ajuste a sus intereses. Otros, sin embargo, hacen esto mismo pero sin darse cuenta debido a los prejuicios creados (de esta persona no me creo nada, no me ofrece credibilidad o ... en el otro extremo si lo dice esta persona es que debe de ser verdad), pero ... ¿Como descubrir quien lo hace intencionadamente y quien no ?

Es un tema complejo como lo es el mundo analógico donde vivimos (donde algunos ven una película mala, otros ven una obra de arte. A unos nos gusta la playa, a otros la montaña. Unos disfrutan madrugando... otros lo detestan).

Así que ... después de todo ... creo que deberíamos de hablar de nuestra interpretación de la verdad y no de "la verdad", "la realidad" o "la razón".

Hasta otro día!

0 comentarios: