lunes, 23 de agosto de 2010

La vida en un crucero (capítulo 2. Florencia)

Florencia (Firenze para los italianos) es una ciudad singular y monumental. Se respira historia en cada rincón de la parte antigua de la ciudad. Palacios, iglesias, museos, la catedral Santa María del Fiore y un largo etcétera de lugares pintorescos.

[Vista panorámica de Florencia. Foto de: Jose F. Caro]

Sin embargo, a mitad de Agosto, el calor sofocante no es exclusivo del sur de España, y en Florencia el día que visitamos la ciudad hacía muchísimo calor.

Además de esto, el centro turístico de Florencia estaba literalmente tomado por turistas de nacionalidades diversas.

[¿Donde está Wally?. Foto de: Jose F. Caro]

Los forentinos huyen de la ciudad durante esas fechas, y los que quedan, deben de estar un poco hartos de que los turistas abarroten la ciudad y son implacables con sus vehículos (nuestra guía nos advirtió de la peligrosidad al cruzar las calzadas).

Todo ello convertía en una experiencia un tanto agobiante lo que debía de ser un agradable paseo por la ciudad.

A los pasajeros de los cuatro cruceros atracados en el puerto de Livorno que estábamos visitando la ciudad, se unían otros turistas procedentes de otras combinaciones y paquetes turísticos.

Los japoneses, como siempre, unos avanzados de las nuevas tecnologías. Iban con un pinganillo, supongo que atendiendo a las explicaciones del guía (de esa forma no es necesario amontonarse alrededor de él). Me gustó la idea.

[Japoneses, los mejores turistas del mundo. Foto de: Jose F. Caro]

El arma de los turistas japoneses son las cámaras fotográficas, y disparan a discreción. Algunos de ellos, cuando son fotografiados, ponen los dedos con el gesto de victoria. Dicen que se trata de un saludo, pero no sé si es que se retratan conquistando el lugar.

En la cola para acceder al interior de la catedral, también pude constatar la devoción de alguno de ellos por el Barça.

El famoso Ponte Vecchio repleto de joyerías, sufría el peso de los turistas que lo inundaban, y por la calle había multitud de mercadillos, puestos y tiendas donde adquirir recuerdos de la ciudad y otras partes de Italia. Me pareció excelente el sentido comercial de los italianos.

Los ingresos derivados del turismo no sé que porcentaje representan para la ciudad de Florencia, pero, a juzgar por lo que vi, deben de ser muy altos.

Al día siguiente, Luca, nuestro anfitrión en la visita a Roma, me decía que Florencia hay que visitarla en invierno. También me contaba que en Agosto y en Italia hay un sitio peor que Florencia. ¿Adivináis cual es?. Si, Venecia. No me quiero imaginar la densidad de turistas en estas fechas allí.

Para mí, la enseñanza del día fue que "Cualquier sitio con encanto puede ser contaminado por la presencia de una gran muchedumbre y por la condiciones climatológicas"

Seguro que al anochecer, cuando los turistas desaparecen, la ciudad se torna mas amigable y vuelve a ser esa ciudad con encanto, de agradables paseos a pie.

No te pierdas el próximo capítulo “El barco de crucero, una máquina de hacer dinero”.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Estas liado con otras cosas ¿verdad? Giuseppeeeeeeeee!!!!

A ver si te llamo cuando vaya a Alacant que este verano no hemos podido ir casi nada y así conocéis a la niña.

Besos a la familia desde Colmenar de Oreja

Jose F. dijo...

Hola Javi:

Un poco liado si que voy, cuando vengais por aquí pégadme un toque y nos vemos. Un fuerte abrazo.